«Cuando editar era una fiesta», de Jaime Salinas

Salinas, Jaime. Cuando editar era una fiesta: correspondencia privada. Ed., Enric Bou. Barcelona: Tusquets Editores, 2020. 630 p., [16] p. de làm. (Tiempo de memoria; 131). ISBN 978-84-9066-784-2. 23 € en paper, 10,99 € llibre electrònic.

Si el primer dels versos de «Los besos dados», poema de Vicente Aleixandre, era «La memoria de un hombre está en sus besos», podem afegir, després de llegir el llibre de què ens ocupem avui aquí, que la memòria de Jaime Salinas es troba als catàlegs d’algunes de les principals editorials espanyoles dels anys cinquanta, seixanta i setanta: Seix Barral, Alianza, la primera fase d’Alfaguara o Aguilar. I també a la correspondència, les entrevistes, la memòria indirecta, que el professor Enric Bou ha emprat per forjar l’enfilall de fragments que construeixen, conscients dels seus límits, aquesta cartografia vital de Jaime Salinas, en una excel·lent edició que ha preparat per a Tusquets.

El hombre que susurraba a los lectores

Montroni, Romano. L’uomo che sussurrava ai lettori. Pref., Dario Franceschini; con una nota di Ernesto Ferrero. Milano: Longanesi, 2020. 203 p. (Il cammeo; 634). ISBN 978-88-304-5587-0. 16 €.

Comenzaré esta reseña con unas breves notas introductorias que servirán para enmarcar la figura del autor de este ensayo con un título tan evocador. Contratado a los veinte años como chico de los recados en la librería Feltrinelli de Bolonia, Romano Montroni se convirtió entonces en encargado del almacén y vendedor, y finalmente en director general durante un periodo de 40 años, hasta el año 2000. Profesor contratado en el máster de Edición de la Universidad de Bolonia, desde 2001 imparte clases en la escuela de libreros Umberto y Elisabetta Mauri. También ha sido presidente de Cepell, el Centro del Libro y la Lectura, del que actualmente es presidente del comité científico.